rollingstone.com.ar

'Hambre de poder': El Padrino de la comida rápida

Michael Keaton se luce en un papel electrizante, un busca que se convierte en el fundador de McDonald's



Hambre de poder

Michael Keaton. Dirigida por John Lee Hancock - Tres estrellas y media

La interpretación de Michael Keaton como el autoproclamado fundador de McDonald's, Ray Kroc, funciona a toda máquina en Hambre de poder. Hace que la película sea electrizante. Kroc nació siendo un busca, pero no encontró su producto soñado hasta que vio esos arcos dorados. Todo McDonald's ya estaba ahí cuando Kroc en 1954 fue a ver lo que tramaban Dick McDonald (Nick Offerman) y su hermano de perfil bajo, Maurice (John Carroll Lynch), en San Bernardino, California. El dúo manejaba su negocio con velocidad y eficacia; transformarlo en una franquicia era lo último en lo que pensaban. Arrastrando una larga lista de inventos fracasados, Kroc fue lo suficientemente inteligente para ver un futuro en la comida rápida. Pase lo que pase con la salud de los clientes.

Hambre de poder es despiadadamente perspicaz acerca del comercio sucio. "Háganlo por Estados Unidos", les dice Kroc a los hermanos McDonald cuando se resisten a expandirse. Keaton es demasiado inteligente para interpretar a Kroc como un villano. Como Steve Jobs, Kroc era un genio a la hora de vender el talento de los otros. ¿Es acaso ése un talento inferior? No en estos Estados Unidos. Tampoco en los de entonces. Y no en la época de Trump. Hambre de poder, ambientada hace más de medio siglo, es una película para una actualidad plagada de divisiones profundas.

Peter Travers

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone