rollingstone.com.ar

Don Letts: "Cuando mis amigos blancos agarraron las guitarras, yo agarré una cámara Super 8"

El cineasta, DJ y músico inglés habla del documental 'Two Sevens Clash (Dread Meets Punk Rockers)' que se estrenará en el BAFICI, el valor del espacio y su relación cósmica con la música

"Será gracioso, pero para mí es todo lo mismo. La moda y la música son inseparables, la música y el arte también van de la mano, la música y el cine, la radio...veo todo como una sola forma de expresión con un soundtrack estupendo", dice Don Letts. El currículum de este británico con raíces jamaiquinas de 61 años relata que manejó la legendaria boutique Acme Attractions y a las jovencitas punk de The Slits, fue DJ del Roxy en Londres en los setenta, y fundó el grupo Big Audio Dynamite con Mick Jones, ex guitarrista de The Clash. También figura que fue uno de los responsables de llevar la influencia del reggae al mundo punk y lo registró en video. Su documental Two Sevens Clash (Dread Meets Punk Rockers) incluye material inédito de la época y su estreno mundial será en el BAFICI con dos proyecciones. "Este trabajo contiene lo primerísimo que filmé inspirado por el movimiento punk. Es una especie de génesis de Don Letts, el cineasta", cuenta antes de viajar a Buenos Aires para participar del festival presentando esta película y dos trabajos más: The Clash: Westway to the World (2000) -ganador de un Grammy-, y Punk: Attitude (2005).

Two Sevens Clash recopila material de los años 70. ¿Qué se siente ver imágenes de hace tanto tiempo?

Sabes, he estado tan ocupado avanzando que no he tenido tiempo de mirar hacia atrás ni reflexionar demasiado. Espero no arrepentirme de eso. Varias personas que aparecen en el documental que cambiaron mi vida y la de muchos otros ya no están. Entonces sí, hacerlo fue una experiencia conmovedora y emocional.

¿Cómo te interesaste por las películas?

El poder del cine me impactó de muy joven cuando vi The Harder They Come (Perry Henzell, 1973). Soy de la primera generación de negros nacidos en Gran Bretaña y aunque suene fácil decirlo ahora, créeme: en los años 70, era un concepto muy confuso. El filme sucedía en Jamaica, retrataba mi cultura y tenía un gran soundtrack. Quedé impactado por la combinación de información, entretenimiento e inspiración. Tuve ganas de expresarme así, a través de los medios visuales. Para un chico negro en Inglaterra la idea era ridícula hasta que estalló el punk con su ética hazlo tú mismo. Mis amigos blancos empezaron a agarrar guitarras y yo agarré una cámara Super 8.

¿Qué pensás del cine actual?

Hoy igual que antes se hacen un montón de cosas geniales y un montón de porquerías. La diferencia es que en el siglo XXI, la tecnología es tan accesible que todos creen que pueden hacer, y no es así. Aún necesitas una buena idea. Andy Warhol dijo "En el futuro todos serán famosos por quince minutos". ¡Eso se ha convertido en una maldita pesadilla! Hoy muchos ni siquiera pueden justificar tres minutos, lo cual es un problema para los que sí. El espacio es limitado y si no puedes justificar tu espacio, deberías irte a cagar. Perdón, estoy intentando decirlo de manera sencilla. El espacio es muy valioso en el siglo XXI, ¿o no? Es sagrado. Más allá de eso, apoyo al cine independiente y a los jóvenes directores apasionados y competentes. Siempre los hay.

En Culture Clash, tu programa radial en la BBC6, pasas un montón de bandas nuevas. ¿Cómo llegas a ellas?

¡Ay! No sé. Es como algo cósmico, espiritual. Si algo me tiene que llegar, de algún modo me encuentra o yo lo encuentro a él. Quizás en la radio o por recomendación de un amigo. Tengo el oído atento a lo que está haciendo ruido, sí, pero eso sucede naturalmente pues así ha sido toda mi vida.

¿A quién estás escuchando estos días?

Un artista que se llama Father John Misty. El álbum Pure Comedy es increíble. ¡Es un viaje, man! Bueno, él es uno... Sabes, es gracioso, en el siglo XXI no se hacen discos consistentes. Hay algunos. Pero tendría que pensar mucho para nombrar discos enteros que están buenos.

Parece que tu criterio es muy selectivo.

A esta edad sí. Nací en el '56, soy tan viejo como el rocanrol. Creo que lo mejor de la música se hizo en la segunda mitad del siglo XX. Yo viví todo eso y el viaje ha sido genial. Para mí, desde entonces casi todo fue una variación de lo mismo. Y no es malo: ¡nada sale del vacío! Dicho esto, hace ocho años tengo un programa semanal de 2 horas y jamás pasé algo que me disgustara. Hay cosas inspiradoras, excitantes, que mueven mi cabeza, mi corazón y mis pies. Sólo es más difícil encontrarlas ahora porque tanto del espacio está ocupado por mierda.

¿Te parece que en todos lados la música está volviendo sobre lo mismo?

Yo lo veo en Norteamérica e Inglaterra. Pero soy optimista. El mundo es un lugar enorme y hermoso, siempre hay cosas emocionantes ocurriendo. Hay quienes aún creen en el poder de la música como herramienta de cambio social. No es sólo el soundtrack del consumismo. Eso me excita, man. Ojalá se esté entendiendo. ¿Sabes algo gracioso? Odio hablar de música.

Oh, perdón...

No, no... no lo digo como algo malo. Es que la música es algo que siento de manera instintiva e intuitiva. Cuando quiero ponerlo en palabras me confundo porque es tratar de llevar algo fluido a un plano lineal, ¿sabes?

¿Qué haces en tu tiempo libre?

¿Tiempo libre? ¿qué es eso? Estás hablando con un hombre que no toma vacaciones en como doce años. Viajé a muchos lugares, pero siempre para hacer. No me quejo: me gusta hacer. De hecho estuve en Buenos Aires con -vamos Don, ¿dónde están tus neuronas?- con Franz Ferdinand haciendo una película sobre su gira como teloneros de U2. Admito que en esos 3 ó 4 días me impactó la belleza y la cultura del lugar pero no llegué a conocer. Bueno, para relajar, miro una película, miro televisión. Me gusta Gomorrah. Amo Game of Thrones, Family Guy... amo Family Guy. ¡Él es punk rock!

En Superstonic Sound: The Rebel Dread (2010), el documental sobre tu vida, decís "Todavía estoy intentando encontrar mi camino. Me cagaron un poco con eso de que la edad trae sabiduría. Para mí no sucedió. Tengo 53 años y no sé qué carajo está pasando". ¿Esto ha cambiado en algo?

No. Es aún más así. ¿Cuándo fue que se filmó eso? Mierda, ni siquiera recuerdo la semana pasada. Hay años de los cuales no recuerdo nada y tuve que hablar con gente para que me dijeran qué había hecho. Lo que escuché fue bastante interesante. Debo decir que sonaba genial.

Christine-Marie Andrieu

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone