rollingstone.com.ar

Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur retoman sus carreras solistas

Mientras trabajan en sus nuevos discos en solitario, los IKV hablan antes de sus últimos shows en Buenos Aires por un tiempo

Por Emilio Zavaley

 
Dante y Emmanuel en el Lollapalooza 2016, el comienzo de la era L.H.O.N.. Foto: RollingStone/ Ignacio Arnedo

"A nivel producción está cerrado. Me falta terminar algunas letras y grabar las voces", dice Dante Spinetta. "Son nueve temas que compuse en los últimos dos años", dice Emmanuel Horvilleur. A menos de un año y medio de la salida de L.H.O.N., las dos mitades de Illya Kuryaki and the Valderramas hablan de los discos que van a editar cada uno por separado antes de diciembre. En simultáneo a su trabajo en estudio para dar los toques finales a sus regresos solistas, darán shows este viernes 4 y sábado 5 en el Teatro Vorterix, los últimos de esta era en Capital Federal, y otros pautados en Latinoamérica como la despedida del último disco.

La vuelta a sus proyectos individuales, en realidad, es un plan que fue postergado por la ola expansiva de la reactivación de IKV. En 2011, tras el parate de una década, el proyecto de Emmanuel y Dante trascendió la euforia de la reunión y se convirtió en algo mucho más grande de lo que había sido. Con Chances (2012) le sumó varios hits a su repertorio del milenio anterior, como el acid jazz onomatopéyico de "Ula Ula" -que fanatizó hasta a Oprah Winfrey cuando lo escuchó en una publicidad en Estados Unidos-, el cósmico "Funky futurista" y "Aguila amarilla", el tributo insuperable a Luis Alberto Spinetta, por nombrar sólo algunos; y el vivo Kuryaki pasó a ser uno de los más propagados: con más de 40 shows por año, fue el número nacional fuerte en dos de las cuatro ediciones de Lollapalooza Argentina y se presentó en horario central en cuatro de los últimos seis Cosquín Rock. L.H.O.N. (2016) terminó de cerrar el círculo consagratorio: orientada a la canción, la dupla llegó a pisar más alto en la región y ganó dos Grammy latinos a Mejor Album de Música Alternativa y Mejor Video, por "Gallo negro".

"Voy a plasmar todo este tiempo que vivimos de gira y compartiendo con colegas", dice Emma del disco que planea sacar en noviembre. Después de visitar Barcelona, Madrid, París, Amsterdam y Berlín en febrero y México en junio, volvió con la cabeza llena de ideas, listo para entrar al estudio Ave Sexua con los músicos que acompañan a los Kuryaki, el bajista Mariano Domínguez, el baterista Pablo González y el tecladista Rafa Arcaute, un viejo colaborador que esta vez ocupa el rol de coproductor. Antes de la grabación, hubo una serie de ensayos para armar el set y llegar al sonido orgánico que buscaban, con varias horas dedicadas al armado de un híbrido acústico-digital para la batería. Luego llegó el momento de la acción. "Yo mostraba los temas con una guitarra acústica y después era tocarlos para buscarles la versión. Todo en un rato, basándome en lo que trae cada músico. Eso va a ser gran parte de la columna vertebral del álbum", explica. Le cuesta ver este regreso como una continuidad de los cuatro discos que editó entre 2003 y 2010 (Música y delirio, Rocanrolero, Mordisco y Amor en polvo). "Salvo un track que había quedado afuera de Amor en polvo y que ahora ve la luz con una producción renovada, ésta es una nueva era", cuenta. "Estoy terminando las líricas y tienen que ver con este último tiempo de mi vida. Es medio autorreferencial, una especie de autobiografía flasheada."

"Estoy terminando las líricas y tienen que ver con este último tiempo de mi vida", dice Emmanuel de su nuevo disco solista."Definitivamente es un álbum de guitarrista", cuenta Dante del suyo.COMPARTILO

Para el sucesor de Pyramide (2010), en enero Dante se metió en La Diosa Salvaje, el estudio que heredó con sus hermanos, y arrancó a trabajar solo. Salvo algunas colaboraciones de Domínguez, González y Arcaute, todo corrió por su cuenta. Tras la gira europea de IKV, retomó las tareas en abril, y ahora, después de unas vacaciones en Nueva York con su novia, la actriz Cala Zavaleta, empezó la parte final con el objetivo de llegar a lanzarlo en octubre. Ya eligió hasta el nombre: Puñal. "Estos dos meses que vienen, hasta que tenga que entregarlo, voy a estar a full", dice.

Antes de la edición de L.H.O.N., Dante contaba con una buena cantidad de temas cerrados, en un registro completamente diferente al de su trilogía solista de hip hop. Quizás influenciado por el legado Spinetta tras la muerte de su padre, Dante daba en esos tracks su mirada del rock progresivo nacional y ponía en el centro su destreza como guitarrista. Pero de eso no quedó nada, salvo el protagonismo del instrumento. "Más allá de que volví a programar beats, es el disco donde más presencia hay de mi guitarra", dice. "Definitivamente es un álbum de guitarrista y en vivo me voy a prender fuego con la viola. Este álbum parte de la necesidad espiritual de mandarme al frente con la viola." Dante grabó todo con Stratocaster -antes usaba más la PRS- y habla de Hendrix, Santana y hasta Pappo como influencias ("Pappo's Blues 3 sobre todo, que es un disco increíble"). El espíritu análogo del último disco de Kuryaki sigue presente: podrá verse la inmersión de Dante en el mundo de los pedales, con muchas horas de investigación. "Experimenté mucho para llegar a nuevos paisajes. Uno de los que más uso es el Fuzz", dice y celebra que cada vez haya más oferta "artesanal" en un mundo que quiere imponer lo digital. "Siento una amenaza cada vez más latente del plástico. Creo que hay que estar en contacto con las fuentes y llevarlas al futuro."

"Después de hacer los últimos discos muy en colaboración, para separar los conceptos, vamos a escuchar lo que tiene el otro cuando esté terminado", agrega Emma, mientras piensa en el futuro. "El hecho de sacar música por separado hace que cuando haya un próximo material de los Kuryaki, eso tenga la fuerza que se merece."

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone