rollingstone.com.ar

Jacob Collier, el joven prodigio elegido por Quincy Jones

Quién es este londinense de 23 años que se hizo viral, ganó dos Grammy y según el productor de Michael Jackson es la última gran apuesta del jazz moderno

Por Juan Barberis



"Creo que soy un claro prototipo del siglo XXI", dice Jacob Collier sentado en su habitación de la casa de sus padres ubicada al norte de Londres. Entre esas cuatro paredes, este multiinstrumentista y cantante de tan solo 23 años, levantó su propio paraíso privado en torno a un buen número de guitarras, teclados, percusiones, una PC y una webcam. "Este vendría a ser mi parque de diversiones, mi patio del recreo", dice con su voz grave y bien modulada. "Acá es donde sucede todo."

Jacob, que es el mayor de tres hermanos, nació en un contexto de estímulo artístico permanente. Su madre, Susan Collier, es profesora de música, violinista y directora de la Royal Academy of Music de Londres; y su abuelo, Derek Collier, fue un reconocido volinista que vivió recorriendo el mundo tocando con orquestas. En medio de ese microclima, Jacob desde muy chico empezó a jugar con instrumentos tratando de tocar canciones de Sting, Johnny Mitchell y de su más grande referencia, Stevie Wonder. "Aunque hubo por ahí un par de profesores, me considero un autodidacta. Aprendí a tocar por mi cuenta, simplemente escuchando música y tocando mucho en mi habitación", aclara Collier, que a pesar de tener al jazz como uno de sus géneros predilectos, también se confiesa amante del funky, el folk, el soul y la música electrónica. Cuando en 2012 empezó a grabar y a producir sus propios videos para subir a YouTube, todo se le fue de las manos. El cover de "Don't You Worry 'bout a Thing" de Stevie Wonder, grabado al borde de su cama como un hombre orquesta, se viralizó superando en tan solo días las 100.000 vistas (hoy ya está por encima de los dos millones). "Para mí YouTube significa libertad, es el lugar para hacer lo que tengas ganas de hacer. Ahí todos estamos en igualdad de condiciones", dice.

Entre esas personas que hicieron click para ver sus videos está Quincy Jones, que le escribió para felicitarlo por su música e invitarlo a tocar en el Montreux Jazz Festival 2015, donde abrió para Herbie Hancock y Chick Corea. Al poco tiempo Jones se convirtió en su manager y amigo. "Todavía no puedo creer que haya sido parte de mi vida durante los últimos dos años, es como un superhéroe para mí", dice Jacob. Su disco debut, In My Room, editado el año pasado, lo tiene a Collier plasmando sus dotes de multiinstrumentista en canciones eclécticas de fuerte impronta jazzera, cargadas de contrabajos, percusiones, pianos y más cuerdas. "Alguna vez Quincy me dijo que el jazz es la música clásica del pop, si te sumergís en el jazz empezás a entender cómo funciona y de dónde viene todo eso", asegura Jacob. "Amo el jazz porque es muy espiritual, pero tan solo lo considero mi plataforma de despegue".

Después de ganar dos premios Grammy en febrero de este año por las canciones "Flintstones" y "You And I", incluidas en su disco debut, Collier se embarcó en una gira mundial en la que se presenta solo con un set circular que busca replicar el modo en que comenzó todo: a solas y rodeado de instrumentos. "Mi show es como una criatura interactiva, multimedia y musical", explica sobre el espectáculo que lo traerá por primera vez a la Argentina, el 30 de agosto en Niceto Club. Después, Jacob hace una pausa antes de evaluar el vertiginoso giro que pegó su vida: "Creo que la clave de mi éxito es ser auténtico, nunca me interesó el dinero o la fama", dice. "Mi generación tiene una gran oportunidad de ser ella misma y mostrarse tal cual es. Espero que mi música logre transmitir ese mensaje."

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone