rollingstone.com.ar

Bomba Estereo reivindicó la diversidad

La banda de Li Saumet presentó 'Ayo', su último disco, en Vorterix el martes a la noche

Por Juana Giaimo

Antes de empezar a tocar "Soy yo", un tema de Amanecer, el anteúltimo disco de Bomba Estéro, la cantante Li Saumet habló sobre la importancia de ser fiel a los propios valores y de respetar las elecciones individuales de cada persona. Fue casi una declaración de principios de parte de una banda que se hizo un nombre en la región actualizando el sonido del folclore colombiano a los tiempos modernos, mezclando bombos y flautas con drops de sintetizador. El mensaje terminó de apuntalarse en "Internacionales", una canción de Ayo, su álbum más reciente, que celebra la pluralidad, el multiculturalismo y el orgullo latinoamericano, y que generó uno de los tantos momentos de baile del show. Una noche en la que no hubo lugar para prejuicios.

Li Saumet es una frontwoman destacable, capaz de alternar entre el rap y el canto de raíz sin ninguna dificultad a lo largo de un set de dos horas. En oposición a este despliegue de energía evidente, Simón Mejía, el otro líder del grupo, mantiene un perfil bajo al costado del escenario, desde donde se hace cargo de los bajos y sintetizadores que definen el sonido de la banda.

El show estuvo sostenido principalmente por canciones de los últimos dos discos de Bomba Estéreo -Ayo y Amanecer-, pero también se permitieron rescatar un par de temas anteriores, de una etapa en la que los ritmos caribeños todavía pesaban más en la balanza del grupo que la experimentación. En "Qué bonito", por ejemplo, un Vórterix lleno se puso a bailar al ritmo de una champeta dulce y amable, y en "Caribbean Power" la banda invitó a una niña a bailar al escenario, como si quisieran evidenciar el factor lúdico de su propuesta.

También hicieron una versión deconstruida y distendida de "Fuego", el hit que los lanzó a la fama en 2009, crearon un momento de intimidad con la balada electro "Somos dos", y cerraron el recital con "El alma y el cuerpo", un tema sobre buscar la espiritualidad dentro de uno que pareció retomar la premisa del comienzo: que la música une más que cualquier idioma.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone