rollingstone.com.ar

'La rueda de la maravilla': Kate Winslet brilla para un Woody Allen mediocre

La actriz prende fuego la pantalla en el drama de época del director acerca de unos soñadores delirantes de Brooklyn

Por Peter Travers



'La rueda de la maravilla'

Kate Winslet, Justin Timberlake, Jim Belushi. Dirigida por Woody Allen - Tres estrellas

Kate Winslet está en llamas en La rueda de la maravilla, de Woody Allen , en el papel de Ginny, una camarera infelizmente casada que vive cerca de la playa en Coney Island, Brooklyn, en los 50. Esta soñadora devastada está alcanzando los cuarenta y su paciencia llega a un límite con Humpty (un sólidamente emotivo Jim Belushi), un operador de calesita con el que se casó en busca de una aparente seguridad para su pirómano hijo pre-adolescente Richie (Jack Gore). El carrusel que ve desde su ventana no para de dar vueltas hacia ningún lado, igual que Ginny, quien bebe demasiado y arremete contra cualquiera al que no le guste.

Ginny perdió toda esperanza con respecto a su carrera de actriz, y con cualquier incentivo en la vida en general. Ahí es cuando entra Mickey (Justin Timberlake), un guardaespaldas que se considera un dramaturgo listo para darle una nueva voz a Broadway. "Me gustan los personajes grandes", nos dice en una voz en off banal. (Allen no le da mucho color al personaje, lo cual limita la actuación de Timberlake.) El chico es un galán delirante. Pero Ginny, a quien Winslet convierte en un personaje grande, lo ve como una vía de escape. Ambos se están engañando.

Allen mitiga las risas para ponernos de lleno en las vidas desesperadas de sus personajes. El Humpty de Belushi, cansado de su esposa deprimida y su hijo deprimido, intenta reconciliarse con su hija adulta Caroline (una Juno Temple estelar). A ella la persigue la mafia; la joven también está románticamente interesada en Mickey. El foco no se mueve de Ginny, como debe ser. Winslet hace lo suyo, y delinea el egoísmo y la furia de Ginny sin negar las búsquedas de su mente y su corazón. Su discurso final acerca del matrimonio es devastador.

Gracias al legendario director de fotografía Vittorio Storaro y al productor Santo Loquasto, el film se desarrolla en un ambiente precioso. Aun así, su atmósfera claustrofóbica puede ser agobiante, puesto que es una película que parece más una obra de teatro. A pesar de un guión desgastado, Allen encuentra la dura verdad en el núcleo de la historia. Mientras a Ginny le despojan sus fantasías, Winslet se mantiene firme, como si dijera que hay que prestarle atención. Su trabajo es maravilloso.

(Referencia de puntaje: 4 estrellas - Clásico / Tres estrellas y media - Excelente / Tres estrellas - Bueno / Dos estrellas - Regular / Una estrella - Malo)

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone