rollingstone.com.ar

Kathryn Bigelow grita de ira contra el racismo en 'Detroit: Zona de conflicto'

Como Christopher Nolan en 'Dunkerque', la directora lleva a la audiencia al medio de un evento histórico

Por Peter Travers



'Detroit: Zona de conflicto'

Algee Smith, Jacob Latimore, John Boyega. Dirigida por Kathryn Bigelow / Tres estrellas y media

Los premios no alcanzan para expresar la amplitud de lo que Kathryn Bigelow logra en Detroit: Zona de conflicto, una película sobre revueltas raciales de hace medio siglo.

Todo empieza en el verano de 1967, con las calles de Detroit rebosantes de tensión, desempleo y desigualdades. El 23 de julio, la policía allanó un bar sin licencia en un barrio negro, tratando a los clientes como ganado. En represalia, se rompieron ventanas, se saquearon tiendas, se detonaron bombas caseras. Comúnmente conocido como la Revuelta de la Calle 12, el evento es recreado por la directora y la cámara incesante de Barry Ackroyd con la urgencia de un docudrama. El Departamento de Policía de Detroit y la policía estatal de Michigan tienen que poner orden en el caos que ayudaron a crear. Pero la película es más que un aullido liberal contra el racismo. Bigelow, con la misma intensidad inmersiva que Christopher Nolan le pone a Dunkerque, nos tira de golpe en medio de un evento histórico para que podamos verlo -y sentirlo- por nuestra propia cuenta.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone