rollingstone.com.ar

Greta Van Fleet pone al rock clásico otra vez al tope de los charts

Fanáticos de Led Zeppelin, fueron elogiados por Robert Plant



"Highway Tune", el single debut de Greta Van Fleet, es un rock feroz y desbocado, alimentado por el gemido estilo Robert Plant de Josh Kiszka, que llegó al Número Uno en algunas radios de rock clásico de Estados Unidos. Criados por su padre, que desde chicos los hizo escuchar a grandes del blues como Willie Dixon, Howlin' Wolf y Elmore James, los hermanos Kiszka -Josh, Jake (guitarra), y Sam (bajos y teclados)- reclutaron al baterista Danny Wagner para formar la banda, extrañamente bautizada en homenaje a un músico octogenario de su Frankenmuth natal, en Michigan.

Con su EP debut, Black Smoke Rising, el grupo se ganó fans por todo el mundo, desde sus compatriotas de Michigan Bob Seger y Howard Stern hasta Alice Cooper y el propio Plant, lo cual es un honor para estos fanáticos de Led Zeppelin. "Alguien le mostró nuestros temas y dijo: 'Eso es jodidamente bueno'", dice Josh. La banda ya hizo su primera gira por Estados Unidos con entradas agotadas.

"El rock & roll es algo que no está ocurriendo en este momento, pero la gente lo necesita", dice Josh. Con un riff intimidante, una batería ampulosa y las letras trepidantes del cantante, "Highway Tune" quizás sea la prueba más contundente que se pueda encontrar en la actualidad de que el rock está vivo.

Joseph Hudak

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone